Una siestecilla....

La siesta, qué gran invento! Y además español, exportado al mundo entero, motivo por el que normalmente conserva el nombre de "siesta" en la mayoría de idiomas del mundo.

Resulta que acaba de publicar el Boston Globe un artículo sobre la siesta, en el que explica las cualidades positivas de esta maravillosa actividad (deporte olímpico debería ser) post-comida.

Así, el Boston Globe nos cuenta que un descanso a medio día potencia la agudeza mental, la alerta, la creatividad, el buen humor y la productividad durante el resto del día, además de beneficiar la salud en general, reduciendo el estrés y el riesgo de ataques al corazón, derrame cerebral y diabetes.

Evidencias científicas

El citado diario nos explica que hay evidencias científicas que muestran que una siesta de 60 minutos mejoraría el estado de alerta durante 10 horas.
Así, un estudio en pilotos demostró que una siesta de 26 minutos en vuelo mientras el avión está en piloto automático aumenta el rendimiento un 34% y a la alerta general un 54%. Por su parte, un estudio de la Universidad de Harvard demostró que una siesta de 45 minutos aumenta el aprendizaje y la memoria.
El mero inicio del sueño puede desencadenar procesos de memoria que permanezcan efectivos incluso aunque el sueño dure unos pocos minutos tal y como demostró un estudio de la Universidad de Dusseldorf, mientras que según un estudio británico el mero hecho de saber que se acerca una siesta es suficiente para que baje la presión sanguínea.

Hay, además, otros estudios como el publicado en la revista "Archives of Internal Medicine" de Harvard, que demostró que la siesta reduce el riesgo de ataques al corazón al reducir la presión arterial combatiendo el estrés diario y además regulando el reloj biológico del domir y despertar, que tiene 2 ciclos diarios.

Cómo siestear...

Se aconseja echarse la siesta unos 10 o 15 minutos después de comer (aunque la somnolencia del mediodía no está estrictamente ligada a la comida sino sobre todo a los ritmos circadianos).
Si la siesta se prolonga durante las etapas 1 (transición al sueño) o 2 (sueño ligero) del sueño, el despertar será agradable y la sensación será de más energia y alerta, por eso el tiempo ideal de una siesta es de aproximadamente 20 minutos o, como máximo, 45 minutos. Sin embargo, si la siesta se extiende a las etapas 3 y 4 (sueño profundo) -las siestas que Camilo José Cela llamaba "de pijama y orinal"- el despertar será más difícil y la sensación al despertar será de somnolencia y mal humor.
Además, una posibilidad es tomarse un café antes de echarse la siesta (puesto que la cafeína tarda unos 20/30 minutos minutos en hacer efecto).

Carlos V

No hay comentarios:

Instagram